El Cens Nº 80 es una escuela secundaria para adultos, pública y gratuita, de tres años de duración, perteneciente al Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
En ella pueden iniciar o completar sus estudios secundarios los mayores de 18 años.
Ubicado en Alsina 1825, 7º piso, en pleno barrio de Congreso, junto al CeCap, el Centro de Capacitación de nuestra entidad conveniante, el H. Senado de la Nación.
Dicta clases en el turno tarde.
Su especialidad es Perito en Administración Legislativa, y otorga títulos oficiales que permiten a los egresados continuar estudios de nivel superior.
LLamanos al 2822-5790

lunes, 30 de agosto de 2010

Anomar Santana Comparte con nosotros Conceptos de Derecho Natural

Seminario: Trabajo Práctico, Historia sencilla de la ideas jurídicas (Wladimir Lamsdorff), Catulo VI

Derecho natural

Es el conjunto  de normas que rige e iguala  a todos los seres huma-nos por el simple hecho de pertenecer a esa especie. Sería el derecho a la vida y a la dignidad desde la propia naturaleza, anterior y superior a las leyes escritas.

Immanuel Kant (1724-1804)

                                                    Kant, el mayor representante del llamado  idealismo  ale-mán, definía el Derecho Natural  como el conjunto de principios universales,  absolu- tos, perfectos e  inmutables derivados de la Razón y  que rigen la conducta humana bajo el imperativo categórico, de manera tal que sus actos pueda valer como principio de conducta o  legislación universal. Considera  que la ley moral debe ser autónoma, no heterónoma: El  autónomo obra desde su propia libertad, ajeno  al premio, al casti- go o a cualquier interés que pueda desviarlo, y considerando que su derecho termina donde comienza el derecho de los demás; el heterónomo aca por presión externa, por leyes  y  morales impuestas, intereses,  etc. Quiere decir que el autónomo actúa bien y hace el bien por el principio del bien mismo y el heterónomo actúa sin decisión propia, sin honestidad interior que favorezca el desarrollo de su voluntad libre y de su naturaleza.

FriedrichHegel (1770–1831
Afirmaba   que  el Estado es  la realida efectiva de  la libertad  y  que la conducta no puede nacer del sentimiento individual sino que debe ser una forma universal  del desarrollo del individuo. Para esto es necesario un orden público que proteja  al individuo como parte del Estado; El  derecho corresponde al Es- tado porque el Estado es posible respetando y defendiendo la libertad individual; por eso y para eso, cada persona debe obedecerlo y actuar en base a que todo lo  que no está prohibido está permitido. Introduce también el concepto de propiedad privada como acto  de apropiación efectiva del sujeto y afirma que es imposible una concep- ción universal de la moralidad.

Síntesis


                                    Estas filosofías y los sistemas judicos que inspiraron pertenecen a épocas muy diferentes a la actual y, sobre todo, a una región determinada del planeta, aunque muchos principios puedan mantener vigencia. Europa y sus pensadores  igno- raban  otros juicios ajenos a su  realidad  y a sus creencias, tanto que aun no se había suprimido la esclavitud y la mujeres tenían un papel secundario sin acceso a la cultu- ra. Aquí, en Arica,  los pueblos indígenas eran exterminados  y  su cultura  se consi- deraba inferior y hasta demoníaca.
El  derecho natural de los pueblos originarios reside en su cosmovi- sión, basada  en el equilibrio  del hombre con el cosmos, con el medio del cual forma parte. En sus lenguas  no  existe  la palabra yo, el pronombre nosotros determina una conciencia comunitaria y colectiva,  una  armonía en el orden y en el tiempo, un respeto a la naturaleza que los unifica a todo el cosmos, de manera tal que no hay en-torno. Ese equilibrio los lleva al estado  de ánimo llamado felicidad, estado  de plenitud que descarta la  posibilidad  del delito  por la simple razón de que no hay necesidad. Esta moral comunitaria y  smica,  esa cultura oculta, permitió a los pueblos origina- rios sobrevivir a los genocidios, a las evangelizaciones de la dominación, a la enajena- ción de sus tierras  y al sometimiento de varias  generaciones; La moral smica de la integración de los pueblos originarios se mantiene como una  alternativa frente a la ideología capitalista basada en  una competencia despiadada que nos obliga al egoís- mo  y a la desintegración social, que destruye el medio ambiente sin medir consecuen- cias y  donde la acumulación de riqueza y poder no duda en en recurrir  a la guerra  o someter al hambre a la otra mitad del mundo.
                                 Una ideología que atenta contra la vida es mala aunque  se la naturalice;  habrá que fundamentar aun más la libertad de los hombres libres democratizando efectivamente a la democracia, porque muchas veces se atiende más a la letra de las leyes y no a la razón moral por la que se hacen.